Tras la cámara de Next-Image: Para Antonio Pastrana, las aventuras se viven en carne propia

Antonio Pastrana es un apasionado de la fotografía y de la aventura, pero aún más, de México y su enorme biodiversidad.

Su pasión lo ha llevado a recorrer cada rincón de este maravillo país y ha sido testigo de innumerables momentos épicos, pero quizá ninguno tan impactante como el que vivió en un viaje a la Reserva de la Biósfera “El Triunfo”, en el estado de Chiapas.

Él y sus amigos se encontraban explorando este lugar en busca de la fotografía perfecta, esa postal que les robara el aliento y los dejara sin palabras. Todos, excepto Antonio, llevaban una gran cantidad de equipo profesional de fotografía para poder capturar ese momento único, entre cámaras, lentes y más cosas, los intrépidos fotógrafos cargaban en sus espaldas varios kilos adicionales que, sumados al calor y la humedad del lugar hacían la faena todavía más complicada.

Antonio solo llevaba algunos gramos de equipo fotográfico con él, incluyendo su tripié y su smartphone HUAWEI P10, eso fue todo el equipo que necesitó para capturar una de sus fotos más emblemáticas en un momento irrepetible.

Según relata, mientras iban caminando, uno de sus amigos le gritó “¡cuidado, arriba!” y es que Antonio había pasado justo debajo de un helecho en el que se encontraba una boa tomando el sol sobre las ramas. Al darse cuenta, Antonio rápidamente llevó la mano a su bolsillo, tomó el teléfono y antes de que la gigantesca serpiente se pudiera echar hacia atrás para adoptar una pose de defensa, tomó una fotografía que le mereció múltiples reconocimientos.

Para el momento en que el resto de sus compañeros lograron sacar sus cámaras y lentes ya era demasiado tarde, la boa se había enroscado y no había forma de obtener una buena foto. Sobre este momento tan fortuito, Antonio comento: “fue algo tan rápido que te hace pensar, traer un dispositivo con esta calidad te permite tomar una fotografía en segundos”.

Una pasión que nace de la curiosidad y lleva a un gran fotógrafo a participar en los premios HUAWEI NEXT-IMAGE

Los premios HUAWEI NEXT-IMAGE de Huawei son el mayor concurso de fotografía de smartphones del mundo con más de 2 millones de participaciones desde que comenzó el concurso en 2017. La convocatoria está abierta para todo tipo de participantes, desde novatos que tienen el gusto por tomar fotos espontaneas hasta los profesionales que dominan perfectamente todas las herramientas que las cámaras más poderosas.

Desde su debut en 2017, los Premios Huawei NEXT-IMAGE han puesto de manifiesto los muchos años de innovación que Huawei ha aportado a la tecnología de las cámaras de los dispositivos móviles, al mismo tiempo que han creado un concepto que representa el campo de la fotografía de los smartphones en constante crecimiento.

El término «NEXT-IMAGE» se refiere a los fotógrafos que utilizan la nueva generación de tecnología de cámaras de teléfonos inteligentes para crear imágenes y videos de vanguardia, tanto estáticos como dinámicos. Los premios proporcionan una plataforma para que los usuarios de smartphones Huawei de todo el mundo puedan mostrar su trabajo a una audiencia global en formato de galería.

Antonio Pastrana descubrió su amor por la fotografía a muy corta edad. Según relata, desde los 7 años, Antonio solía acompañar a su padre a realizar actividades a distintas zonas de los estados de Sonora, Tamaulipas, Baja California y otros más. Como todo niño, esperar a que su papá terminara sus actividades le resultaba extremadamente aburrido, pero no tenía otra opción, hasta el día que tomó la cámara fotográfica de su padre y pudo observar que tenía un exposímetro con una aguja.

Y así, jugando, se dio cuenta que, si apuntaba hacia el cielo, la aguja se movía la derecha y si se iba a la sombra, se movía hacia la izquierda. Este inocente juego para matar el tiempo lo llevó a darse cuenta de un detalle muy importante: si la ajuga estaba centrada, quería decir que estaba bien y que podría tomar una buena fotografía, aunque con la advertencia de su padre, pues en aquel entonces, un rollo solo podía tomar 36 fotos que tenías que hacer valer.

Fue con esa cámara que Antonio comenzó a tomar fotos y a conocer la naturaleza. De la mano de su padre recorrió desiertos, selvas y zonas costeras de México que, eventualmente, lo llevaron a enamorarse profundamente de este país y de la fotografía.