10 años del primer código malicioso para móviles

En el año 2004 la empresa Nokia dominaba el mercado móvil con terminales para todos los bolsillos y su sistema operativo Symbian. Por aquel entonces, los códigos maliciosos eran exclusivos de los usuarios de PC con Windows y nadie pensaba que su móvil podía infectarse. Sin embargo, un joven investigador español que responde al seudónimo de “Vallez” vio posibilidades de crear una prueba de concepto de un malware para propagarse en los teléfonos móviles.

Así nace Cabir o Caribe, demostrando que se puede crear un gusano capaz de autorreplicarse saltando de móvil en móvil utilizando la conexión bluetooth.

Esta investigación abrió los ojos a muchas empresas y usuarios, dejando al descubierto que estos dispositivos podían ser atacados de forma similar a la que ya padecían los ordenadores desde años atrás. “Vallez”  nunca  llegó a lanzar la prueba en un entorno real, sino que la envió directamente a las casas antivirus para que la analizaran.

Sin embargo, los cibercriminales aprovecharon buena parte de su investigación para crear códigos maliciosos realmente dañinos y, meses después de la aparición de Cabir se vieron muestras de malware como Skulls o Commwarrior, que tenían una finalidad delictiva.

Nota de Prensa: Primer código malicioso-Vida Digital