Calentar agua en el microondas!

Este hoax está haciendo las rondas desde 2006. Básicamente dice lo siguiente – palabras más, palabras menos:

[quote align=”e.g. center, left, right” color=”#999999"] Este es un proyecto de ciencias que mi nieta hizo para el 2006. Ella tomó agua filtrada y la dividió en dos partes. La primera fue calentada en una olla, y la segunda en un horno microondas. Después de dejarlo enfriar, usó el agua para regar dos plantas idénticas para ver si habría una diferencia entre las dos. Ella pensaba que la estructura o la energía del agua podría estar siendo comprometida por las microondas. Como pueden ver, incluso ella se sorprendió de la diferencia.[/[/quote]p>

A continuación se incluyen fotos de dos plantas – una de ellas poco a poco marchitándose. El mensaje incluye terribles advertencias sobre cómo “el horno microondas daña el ADN de la comida”, y de cómo “el cuerpo crea masas de grasa alrededor de la comida para protegerse”, y de que las madres que alimentan a sus hijos con comida calentada en microondas “están matando a sus hijos como la enfermera canadiense que mató a un paciente inyectándole sangre calentada en microondas”.

FALSO

Siempre que hay nuevas tecnologías – desde el fuego y la rueda – han existido detractores; algunos legítimos, y otros que aprovechan el miedo, la incertidumbre, la duda… o incluso la mentira para intentar convencer a los demás.

Aunque no hay nada de malo en desconfiar – de hecho, lo correcto es verificar las cosas primero – lo que está mal es basarse en un experimento conducido de mala manera, sin ningún tipo de control interno ni externo, para llegar a una conclusión como esa. Como dijo Carl Sagan: “Aseveraciones extraordinarias requieren de evidencia extraordinaria”.

En el caso del agua, el sitio web Snopes.com condujo un experimento similar con agua hervida tradicionalmente, hervida en microondas y sin hervir del todo.

[n[nggallery id=2]p>

Al pedir a un voluntario que después del experimento intentara determinar, a ciegas, cuál planta le había ido mejor – señaló dos veces la del agua hervida en microondas y en otro caso la que había sido regada sin hervir.

Aunque este experimento no prueba tampoco que haya algún inconveniente, demuestra que si nuestros métodos no son los adecuados no hay manera de llegar a una conclusión adecuada – mucho menos por medio de la aplicación de pseudociencia en cuanto a “alterar la estructura molecular” del agua por medio de los hornos microondas.

Lo cierto es que han estado con nosotros ya más de 50 años… aún así siempre hay quien se le olvide que no deben ingresar objetos metálicos en el horno microondas. Cocinen con cuidado!

Más información en el sitio web de Snopes.