Kingston KC300 SSD

La línea de SSD KC300 de Kingston brinda una excelente alternativa de rendimiento y confiabilidad a los usuarios que desean tener un equipo moderno con las mejores prestaciones, o extender la vida útil de equipos existentes al reemplazar sus discos tradicionales por SSD’s. Las herramientas de migración incluídas hacen del proceso de migración una tarea fácil para cualquier usuario.

Kingston KC300 SSD

Tuvimos la oportunidad de visitar a los amigos de Kingston para una instalación de los nuevos SSD KC300 de Kingston. Durante la visita pudimos comprobar la facilidad de instalación de la versión retail del KC300, que al igual que versiones anteriores viene con adaptadores para poderlos utilizar en equipos de escritorio. Esta nueva versión cuenta con software de migración mejorado y un adaptador para las laptops que requieren de un disco más grueso, ya que al ser estos unos 2-3mm más delgados que la mayoría de los discos del mercado podrían no caber adecuadamente.

Una de las dificultades existentes para la implementación de SSD’s es encontrar, en un solo dispositivo, economía, confiabilidad y rendimiento. Las primeras versiones de los discos SSD brindaban mayor velocidad, pero su corta esperanza de vida en cuanto a escritura hacían que la mayoría de los usuarios se tornaran escépticos, sobre todo al saber que estaban pagando hasta 10 veces más por un disco con una vida útil hasta 10 veces menor que la de los discos convencionales.

Kingston ha mejorado con estas últimas generaciones de discos SSD los aspectos más importantes de confiabilidad y bajado significativamente los precios de adopción, aprovechando su vasta experiencia en productos de almacenamiento y memoria.

Lo que viene en la caja

Tuvimos la oportunidad de instalar la versión retail del KC300 de 240Gb, la cual trae en una sola caja todo lo que necesitamos para una actualización exitosa:

  • Kit de conversión de 2.5mm a 3.5mm para escritorio
  • Kit de conversión para laptops que requieren discos de 9mm de espesor
  • Software Acronis para clonación de disco
  • Un adaptador USB 2.0 para convertir el disco de laptop existente en externo, y ayudar con la clonación
  • Manuales
  • Cable SATA y convertidor de conector eléctrico estándar a SATA
José Lizano, de Kingston, nos muestra el proceso de instalación del KC300

José Lizano, de Kingston, nos muestra el proceso de instalación del KC300

El proceso de Instalación

Como en los kits anteriores que hemos visto de Kingston, el procedimiento es sencillo. Se intercambia el disco existente por el SSD, se coloca el disco existente en la caja USB – o en el caso de un equipo de escritorio, en otro puerto SATA o en una caja USB de mayor tamaño – y se arranca desde el CD del software de Acronis que viene en la caja. La copia debe demorar menos de una hora en la mayoría de los equipos, sobre todo para los discos duros de menos de 250Gb.

RAID 0

Después de comprobar las velocidades de acceso cercanas al ideal publicado de alrededor de 500MB/s de lectura y escritura, obteniendo en promedio un 80-90% de lo señalado, conectamos dos equipos KC300 en configuración RAID 0 para duplicar nuestro rendimiento.

Prueba de velocidad con el KC 300 en modo RAID 0

Prueba de velocidad con el KC 300 en modo RAID 0

Colocándolo en modo RAID obtuvimos, en promedio, casi el doble de velocidad de lo obtenido con uno solo en nuestra MacBook Pro – aunque el mayor aumento fue en la velocidad de lectura.

A la hora de hacer RAID 0 debemos recordar que el fallo de cualquiera de los dos discos causaría pérdida total de la información, por lo cual los respaldos se hacen aún más importantes. Afortunadamente, la tecnología DuraWrite  y RAISE de Kingston permiten un tiempo estimado de vida de 1 millón de horas de operación. Su soporte de S.M.A.R.T. permite que nuestro sistema operativo nos alerte antes de que una falla se presente y respaldar efectivamente nuestros datos.

Una de las principales ventajas para los usuarios de laptops es que se consume menos energía con un disco SSD, lo que se traduce en mayor duración de la batería. Así mismo, impactos, golpes y caídas ya no constituyen un peligro para nuestra información.

Y qué tiene de malo?

Nada en particular – pero dos temas que pensamos podrían mejorarse para una próxima versión son los siguientes:

  • El software que viene es “Solo Windows” – Aunque algunas versiones de Acronis tienen soporte de Linux, la versión casera podría no permitir una duplicación exacta de un equipo de un desarrollador que utilice múltiples sistemas operativos. Además, existen alternativas para Mac que podrían incluirse.
  • El case incluido es USB2.0 – versiones para el año 2014 deberán venir con el puerto USB 3.0, que ya es más común en equipos tanto caseros como empresariales.

Además, la versión de 480Gb tiene un poco menor rendimiento que los modelos más pequeños, por lo que el que desea tener un mayor espacio deberá combinar como hicimos, mediante RAID 0, dos o más dispositivos.

En resumen, el KC300 – que ya está disponible desde hace algunas semanas en comercios locales – es una excelente alternativa tanto para equipos nuevos como para aquellos equipos a los que se quiera extender su vida útil.

[nggallery id=3]

Más información y Nota de Prensa disponible en el sitio de Kingston.